EL BLOG DEL COLUMNISTA PSICÓPATA


Sinvergüenzas, caraduras, golfos y enchufados; vagos, indolentes, incompetentes y perezosos; corruptos, corruptores, corruptibles y corrompidos; prepotentes, avasalladores explotadores y déspotas; tramposos, embaucadores, charlatanes y mercachifles; iluminados, fundamentalistas, sectarios y fanáticos; pedantes, pretenciosos, presumidos y fatuos… sí, todos y cada uno de vosotros estáis condenados. El tío Jack no dejará títere con cabeza.







miércoles, 27 de diciembre de 2006

Estoy aquí... agazapado entre la niebla.

Ya estoy aquí. En realidad llevo ya mucho tiempo entre vosotros, viviendo como uno más, como ese vecino cuarentón que parece tan normal o esa compañera de trabajo de la que nunca sospecharías porque tiene dos niños pequeños y un marido abogado.

Puedo pasar desapercibido entre la muchedumbre o esconderme tras las sombras de un callejón desierto. Puedo estar comiendo a tu lado en la cafetería de la esquina, puedo hacer cola detrás de ti en el supermercado o coger la película del videoclub que estabas buscando apenas unos segundos antes que tú. Pero no me reconocerías jamás. Porque soy rápido y silencioso. Tus prejuicios son mi mejor arma.

Cuando cae el sol y comienza a extenderse la niebla, aparezco yo. Estoy agazapado en la maleza, esperando saltar sobre mi presa para hundir el filo de mi arma en su blanda carne. Carne de blog. Egoismo digital. La propia materia de la que están hechos los sueños.

Ya no estás a salvo. Tu blog es mi objetivo. Todos tus fallos, tus errores, tus inconsistencias son tu perdición. Les hincaré el diente hasta que no escuche ya más su pálpito. No hay piedad.

Soy Jack, el Destripablogs.

4 comentarios:

Blogissimo dijo...

Bienvenido, Jack. Creo que más de uno se pasará por tu blog para opinar sobre el. ;-)

Saludos.

Jack el Destripablogs dijo...

Eso espero, eso espero. Todos tendrán ahora la oportunidad de desalojar la ira contenida por la virulencia de mis críticas. ¡Jamás dejéis que la ira os corroa las entrañas! ¡Volcadla! ¡Dadle caña al tío Jack!

Merche dijo...

Tú no serás Borjamari ¿verdad? No, no lo creo... Borjamari tendría corazón ;-)

Saludos y... ¿dónde se manda el jamón para que le trates bien a uno? :D

Jack el Destripablogs dijo...

Muchas teorías existen acerca de mi identidad real (que si un Director de Recursos Humanos al que acaba de despedir, que si un taxista del aeropuerto con conexión wifi, que si una azafata de Air Madrid...). Teorías. Pero Borjamari (vaya un nombre ridículo), te puedo asegurar, que no soy. Lo del jamón...mmmmm... bueno, debo reflexionar si abrir un apartado de correos. Por cierto ¿no eras tú la que querías quedar?